Aunque cuando llegaron al mercado en 2010 prometían revolucionar la forma de ver películas, series y programas en casa, lo cierto es que los televisores 3D no han cumplido con las expectativas y ya son cosa del pasado. No obstante, el problema no está en la tecnología en sí, que en los cines continúa funcionando bastante bien. En este caso, los principales obstáculos residen en el reducido catálogo de contenidos de TV adaptados para este formato, así como en que las gafas resultan bastante incómodas para mirar la pantalla durante períodos prolongados.

Para resolver estas dificultades, un equipo de investigadores del Laboratorio de Informática e Inteligencia Artificial del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) ha desarrollado Home3D, un nuevo sistema con el que los usuarios pueden ver películas, series y otros contenidos en 3D sin necesidad de llevar gafas especiales.

Pero, ¿cómo es esto posible? Según explican sus desarrolladores, Home3D convierte las películas 3D convencionales es un formato compatible con las pantallas automultiescópicas. Estos paneles permiten visualizar los objetos desde ángulos distintos dependiendo de la posición donde se encuentre el espectador, por lo que las imágenes presentadas en esta pantalla el cerebro las interpreta como tridimensionales.

En la práctica, lo que sucede con este nuevo formato es que la pantalla pasa a mostrar tres o más imágenes que una escena vista desde diversas ubicaciones. Como resultado, cada ojo percibe lo que vería al estar realmente situado en un lugar determinado dentro de la escena, lo que permite que el cerebro procese la profundidad de la imagen con total naturalidad. 

“Las pantallas automatizadas no son tan populares como podrían ser porque no pueden reproducir los formatos estéreo que usan las películas 3D tradicionales en los cines”, señala Petr Kellnhofer, autor principal del estudio. “Con la conversión de las películas 3D existentes a este formato, nuestro sistema ayudará a abrir la puerta para que los televisores 3D entren en los hogares”.

El equipo espera continuar trabajando en su algoritmo para convertir el formato de las películas en 3D, y confían en el potencial de esta tecnología para cambiar el consumo de contenidos tridimensionales en casa.

Fuente:http://computerhoy.com/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*